Google
la Web Polo-42

Redacción: Una situación difícil

Posted by Pol Galea On martes, 27 de abril de 2010 0 comentarios
Había una vez en el año 2007, una familia de tres componentes que vivían en una ciudad muy grande llamada Durbín, esta ciudad se situaba en un país llamado Bindul que esta entre en la parte norte de Europa. Esta familia vivía en un piso de cincuenta metros cuadrados, era muy pequeño para tres personas solo tenia una habitación, un servicio, un mini comedor y una cocina que estaba pegada al comedor y en la cual no podían entrar ni dos personas paralelamente. La casa estaba en las afueras de la ciudad y no había muchos mas pisos por esa zona.

La familia la formaban una mujer y dos niños. La mujer se llama Marta, tiene 36 años y como podríais imaginar, era la madre de los niños y trabajaba limpiando casas, es una mujer fuerte y que no se rinde muy fácilmente. Sobre los niños, uno se llamaba Óscar y el otro Jaime. Óscar tiene 13 años, es un niño inteligente, valiente y que te dice las cosas a la cara sin esconderse. Jaime tiene 12 años, es un niño valiente, igual que su hermano, pero lo que pasa es que si tu le dices algo malo el no te responde insultándote ni pegándote, sino que no te dice nada y se aguanta aunque por dentro este deseando contestarte. En esta familia no hay padre porque dejo a la madre de los chicos embarazada y se fue sin decirle nada ni donde iba.
Esta familia es bastante pobre, muchas veces no pueden llegar a fin de mes y a veces les cortan la luz, o el gas, etc. Los niños van al colegio pero es uno de esos que hay muchas peleas y que hay mucho desorden entre los alumnos y profesores. Ellos no siempre pueden llevar ropa nueva, ni tampoco material para el colegio nuevo, así que los pobres se aguantan con lo que tienen.






· La mala suerte:








Un día les envían una carta del Ayuntamiento, diciéndoles que el bloque de pisos donde viven es ilegal, ya que el constructor construyó en terreno no urbanizable y no haciendo caso de las ordenes del Ayuntamiento. Así que como no es legal, tienen que derribar ese bloque de pisos y algunos próximos a ese. Cuando la familia lo leen, se quedan muy tristes porque no saben si se podrán ir a otro sitio a vivir y a lo mejor separan a los niños de su madre y los dejan en un orfanato. Pero de momento no tienen que llamar al mal tiempo y deben ir buscando una nueva casa para vivir. El problema es que la madre no tiene hermanos y sus padres fallecieron hace unos años.

La madre lo comentó con los dueños de la casa donde hacia la limpieza, y la señora le dijo que tenia un familiar que tenia una casa en otra ciudad cerca de ésta y que es bastante grande como para darles hogar, hasta que encuentren una vivienda donde puedan quedarse e ir pagándola. Marta, que es la mujer de la limpieza, se queda muy contenta con los dueños de la casa y les dice que si ese familiar quiere que vayan ahí, que ella acepta.
A la familia les quita un peso de encima y les agradecen mucho a los señores de la casa que les hayan buscado hogar donde vivir.






· El agradecimiento:








A los cuatro meses de que les hubieran dicho que se podían ir a vivir a una casa de un familiar, ellos ya estaban allí instalándose. En la casa vivía un señor de la tercera edad que tenia setenta y un años y que parecía un poco de mal humor, aunque lo disimulaba bastante bien, era bastante cascarrabias y gruñón. El trato era que la familia se podía quedar, pero que a cambio la mujer tenia que hacer las tareas de la casa.
El hombre les dijo a los niños que iban a ir a una escuela de alto standing y que no seria como la que habían ido ellos, sino que era de gente con dinero y que tendrían que llevar uniforme. Todos aceptaron la propuesta sin negar nada.

Los meses pasaron, a los niños esa escuela no les gustaba porque habían muchos niños refinados y pijos, y ellos no eran así y a demás la propuesta de llevar uniforme les sentó muy mal porque no soportaban ir vestidos así todo el día. A demás el viejo de la casa era muy mal educado y siempre le encontraba pegas a todo y siempre gruñía, a nadie de la familia le caía bien pero se tenían que aguantar porque él les daba lugar donde vivir. Hasta un día el viejo cansado de que los chicos le preguntaran tantas cosas sobre la casa y sobre él, les pegó para que se callaran y la mujer no hacía nada porque a ella también le había pegado por otras cosas y sabía que era mas fuerte que ella.







· La sorpresa y el final
:









Un día los chicos fueron a una habitación debajo de la casa donde ellos nunca habían entrado antes. Decidieron entrar ya que les picaba la curiosidad y al entrar vieron muchas cajas cerradas y cada una con un nombre, decidieron abrir una y cuando lo hicieron se quedaron estupefactos, había un montón de trastos antiguos como: coronas, espadas, monedas, etc. Abrieron otra y vieron un montón de joyas. Llegaron a la conclusión de que el viejo lo había robado todo, porque el siempre decía que el no era rico y que no tenía nada en el banco.

Los dos fueron corriendo a la policía a denunciar que en esa casa habían muchas joyas y objetos antiguos, y acompañaron a los policías hasta la casa, pero cuando llegaron no había nadie y a demás había una nota que decía:
“Os he visto ir a la policía, me he ido porque he visto la puerta de la habitación abierta y seguro que habéis entrado y habéis descubierto las joyas y todo lo demás así que me he fugado y llevo de rehén a vuestra madre, por si intentáis hacerme algo”

Los chicos se quedaron mudos y los dijeron a los policías que encontraran a ese ladrón y que rescataran a su madre, ellos dijeron que sí y que ahora alertarían a todas las unidades de policía nacional.
A las pocas semanas encontraron al viejo, estaba durmiendo en una camioneta y estaba cerca de un supermercado, pero de la madre ni rastro, le preguntaron sobre ella y él dijo que no sabía nada, que no se acordaba de lo que había sucedido.
A la semana siguiente encontraron a la madre de los chicos, pero desgraciadamente sin vida, el viejo la había matado ahogándola con una cuerda. Lo condenaron a 17 años de prisión, por robos y asesino de una mujer.

Los chicos quedaron destrozados de pena, pero descubrieron que tenían una tía que era hermana de su madre, aunque su madre les había dicho que había tenido hermanos, y allí se quedaron con ella a vivir para siempre.

Fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario